Mi madre, ese ser

Hace tiempo que no escribo nada porque últimamente he estado muy liado. Sin embargo los temas que me gustaría tratar por aquí se me van acumulando, así que voy a ver si quito uno de la lista. He elegido algo distendido sobre lo que hace días que quería hablar, mi madre (una santa).

Alguno podría pensar que para qué voy a hablar aquí de mi madre. Pues bien, hay quien piensa que debería escribir para gente que no me conoce y otros a los que las historias más técnicas les aburren. Por eso he pensado que mi madre podría ser un buen tema. Porque quién más quien menos todo el mundo tiene o ha tenido una madre.

Mi madre es un personaje… mmm… peculiar. Ese podría ser un buen adjetivo para una persona que sencillamente prendió fuego a algunas de mis prendas favoritas (concretamente unos vaqueros, un jersei y una chaqueta) hace unos años, argumentando que siempre me pongo lo mismo, que tenían más mierda que el palo de un gallinero y que no se lo guapo que estoy con camisa y zapatos. Afortunadamente logré salvar la chaqueta que durante semanas apestó a gasolina y aunque ya no me la pongo, todavía la conservo. Aquella chaqueta dio más juego más tarde, pero eso es otra historia. En aquella ocasión, el resto de la ropa fue pasto de las llamas en nuestro patio trasero y la verdad es que eso es solo la punta del iceberg en cuanto a ropa desaparecida se refiere. A menudo me ha pasado que echo mano de un trapo en el garaje para limpiar algo o para cualquier cosa y de repente su tacto se me antoja familiar. En efecto, ese trapo formaba parte de aquella camiseta que llevaba semanas buscando y sobre la cual mi madre opinaba que estaba un poco viejecilla ya… Como esta, miles.

La idea de hablar aquí sobre mi madre me vino hace unas pocas semanas, cuando no se sabe muy bien porqué, decidió intoxicarme. Fue entonces cuando me di cuenta de que mi mamá no era normal y se merecía como mínimo un post. El episodio de la intoxicación merece una explicación. Hace poco, una noche, empecé a encontrarme mal. Me dolía la tripa y tenía el estómago algo revuelto. No le di demasiada importancia y me marché a la cama, pero la cosa fue a peor. Durante la madrugada me vi obligado a ir al baño unas 5 veces. Tenía diarrea y me dolía mucho la tripa. Al día siguiente por la mañana tenía un par de asuntos que tratar en la universidad y no tuve más remedio que vestirme e ir para allá. Mientras me preparaba, mi madre pululaba por los alrededores.

-He pasado mala noche… -le dije.
-¿Y eso?, ¿qué te ha pasado?.
-Pues he estado malo de la tripa, no se si algo me habrá sentado mal…
En ese momento, mi madre soltó inconscientemente un pequeño “ouuyy” (muy típico de ella) mientras ponía gesto como de alguien que recuerda algo súbitamente y no quiere que se le note. Pero yo noté algo, y por eso le dije- ¿ouuyy que?.
-mmm… eeeh… no, nada!. ¿Desde cuando estás mal? ¿desde anoche?.
-Si, estoy fatal desde justo antes de acostarme… ¿qué sabes tu de eso? -yo ya mosqueado.
-Pues igual han sido las hamburguesas que te puse de cena. -Suelta ella, dejándome perplejo (una vez más).
Sabía que no tenía que preguntar, pero aun así dije- ¿y porqué crees que han podido sentarme mal las hamburguesas mamá?.
-Es que me temía yo que igual estaban malas. Las congelé hace tiempo y las saqué el otro día… pero como no hubo oportunidad de ponéroslas en unos cuantos días -(se refiere a mi padre y a mi)-, porque el jueves os puse al final el pollo que sobró el martes y el miércoles os tenía que poner pescao… así que las volví a congelar para que no se estropearan… luego las saqué otra vez… y para descongelarlas las puse al sol en la ventana… pero se me olvidaron… y bla,bla,bla… entonces el gato se las quería llevar pero yo tiré más fuerte y bla,bla,bla… pero no te preocupes que el veneno para las hormigas apenas tocó las patatas y bla,bla,bla… ya sospechaba yo mientras te las preparaba que podrían sentarte mal.
A mi ya nada me sorprende. Esto no es más que otro episodio de Viviendo con una Gallega Loca (la teleserie que esta mujer ha hecho de mi vida) y ya se de qué va el rollo. Pero aun así, no puedo evitar preguntar- Oye mamá… ¿cómo es que me las pusiste de todos modos?
-Ay hijo! Que te pones de un tonto a veces!! Si total eso se pasa en na!. Dos veces que vayas al baño y listo! Ooooig por diosss que niño!! -Me dice haciendo todo tipo de gallegoaspavientos.
-Pero mamá, si llevo toda la noche sin dormir y tengo una diarrea del 15. -Entonces ella utiliza otro recurso que le gusta mucho y que domina a la perfección, cambiar de extremo/opinión/humor en exactamente tres nanosegundos.
-Ay pues es cierto, pobrecillo… si es verdad que igual no te las tenía que haber puesto. – Y se da la vuelta y se va. Ahí te deja. Hasta la próxima, claro.

Si se te ocurre decirle más tarde “mamá, me has intoxicado” ella se ríe y te da un beso y yastá.

Otra fuente inagotable de anécdotas gallegomaternales resulta ser cuando le pongo alguna película. De vez en cuando busco una peli que pudiera gustarle y la vemos. Así pasamos algo de tiempo juntos (mi padre va por libre, pero eso es otra historia) y además sirve para que mi madre vea algo de cierta calidad de vez en cuando. La verdad es que ella lo agradece, porque la tele no hay quién la aguante y mi madre con eso es bastante selectiva. La verdad es que cuando pilla el mando hay que reconocer que siempre elige la mejor opción.

Bueno, a lo que iba. Hay unas cuantas frases que mi madre siempre pronuncia (tal cual las transcribo o en alguna variante equivalente) a lo largo del visionado de cualquier película:

  • Esta ya la he visto: Generalmente nada más empezar a ver una película. A los pocos minutos. Entonces le explico que es imposible, porque nunca va al cine, no alquila/baja de internet/consigue películas sin mi y no la han dado jamás por la tele porque es demasiado nueva. Mientras digo esto (siempre lo mismo), asiente con la cabeza y me mira de reojo. Deja pasar 30 segundos y me dice- ya… ya… pues yo ya la he visto… -para que vuelvas…
  • Quien es esa/ese?: Esta frase es mítica. Suele utilizarla para preguntar por la/el protagonista en alguna escena clave cuando ya hemos visto más del 60% de la película. Como por ejemplo hace poco, que lo preguntó según aparecía Julia Roberts por detrás de una puerta en alguna escena de entre las 5 últimas de Erin Brockovich.- Quién es esa?. Esa no es la que iba visitando a los afectados.
    -Si es.
    -No es. La otra era rubia.
    -¿Y esta no es rubia?.
    -Si, pero no es. -y punto.
  • Eso es ella/el, que lo está pensando/soñando, no?: Esta frase es aplicable a flasbacks y ensoñaciones de los personajes. A veces mi madre no sabe si la escena que está viendo es de ahora o es él hombre, que lo está recordando y entonces me pregunta (Suele utilizar el hombre y la mujer para referirse respectivamente al protagonista masculino y a la protagonista femenina de las películas y en multitud de ocasiones me ha confesado que su genero preferido son las películas en las que hay hombre y mujer). Con las ensoñaciones y fantasías de los personajes, le pasa un poco lo que con los flasbacks. Hace poco estábamos viendo Mar Adentro. Pues bien, hay una escena en la que Ramón Sanpedro (recordemos que era tetraplégico) se incorpora, se pone de pie, mueve la cama para que no estorbe, se va al pasillo, coge carrerilla y echa a correr para salir volando por la ventana. Bien, pues esto descolocó bastante a mi madre. Por un pequeño momento noté que no sabía qué demonios estaba pasando. Entonces cayó… y usó la frase. Me dijo- eso es él, que lo está soñando no?
  • Y cómo podrán hacer eso oye!?: Esta otra es para cuando los efectos especiales de la película son sorprendentes. Recuerdo un día en el que en el show de Benny Hill un personaje caía por una ventana. Hasta Stevie Wonder habría visto que se trataba de un muñeco de trapo. Mi madre no pilló el truco.

Para terminar, la gente o cosas que mi madre ha conocido gracias a mi y a las cuales ha rebautizado:

  • Baloncesto: Para mi madre, el baloncesto se llama fútbol. Llevo unos 20 años jugando al baloncesto y todavía me pregunta todos los fines de semana- Hoy no tienes fútbol?.
  • Michael Jordan: Ella lo llama Michael Jackson o ese negro que te gusta a ti del fútbol.
  • Jackie Chan: Para mi madre es el chino de los saltos y le encanta. Solo hay una cosa que le guste a mi madre más que una peli de Jackie Chan, y es probablemente una de Van Damm.
  • Red Hot Chili Peppers: Es uno de los grupos que más han marcado mi vida y mi madre lo sabe. Ella los llama los chilipipis.
  • Bruce Willis: Tengo un poster de Jungla de Cristal en mi habitación y para ella Bruce Willis siempre será el de luz de luna que se peleaba con la mujer.
  • Pilar Lopez de Ayala: Para mi madre siempre será Carlota, por su papel en Al Salir de Clase. Famosa es ya la anécdota (totalmente verídica) de cuando mi madre estuvo charlando con Raquel Meroño, Elsa Pataki y Marian Aguilera y les dijo que ninguna de ellas era la que le gustaba a su hijo. Cuando Elsa Pataki le dijo a mi madre que entonces seguro que a su hijo le gustaba Pilar Lopez de Ayala, mi madre le dijo que no… que a mi me gustaba Carlota.

… en fin. Ella es así. Y es que tienes que quererla por aquello de que te ha dado la vida.

UN BESO MAMA!!

6 Comments

  • Wendeling
    March 15, 2005 - 2:59 pm | Permalink

    Gracias por mencionarme y hacer un poquito de caso a mi sugerencia.

    Tu madre si que es un poquito original, pero si quieres, te la cambio por la mía, que todavía está decidiendo si el hombre ha llegado a la luna o no (porque eso anda muy lejos)y está convencida que leer mucho, aparte de provocar alergia, puede volver loco a cualquiera (como a D. Quijote).

    🙂

    Besos de una maia.

  • MarK
    March 15, 2005 - 4:24 pm | Permalink

    Las madres; esa rara especie.
    ¡mama te quiero mucho! (a la mia digo) y saludos para tu madre teaco.
    Me he reido, largo, pero me he reido.
    Bye^2

  • Anonymous
    March 15, 2005 - 10:41 pm | Permalink

    ¡Teo, eres un crack!

    grex

  • Anonymous
    March 17, 2005 - 8:27 pm | Permalink

    Que gracia!! No se puede negar que realmente la tienes mucho aprecio…y me alegro muchooooo
    Si es que madre no hay mas que UNA, y a tí te encontré en el camino!!! jajajaj
    Cris

  • Majesty 125
    April 21, 2005 - 9:02 pm | Permalink

    Me he reído muchísimo, de verdad, hasta la lágrima… Y eso será porque soy hija pero también madre, chico, esas cosas las acabaré haciendo yo también.
    Bueno, espero que lo de la toxoinfeción no, porque el negociado de la cocina es cosa de mi marido, pero nunca se sabe.
    Eres un as, un saludo.

  • Evenue
    August 29, 2005 - 7:03 pm | Permalink

    Hola motero!

    Este es el primer artículo que me leí tuyo y me hizo muchisíma gracia, así que lo he linkado en mi post de hoy. Imagino que no te molestará la publicidad gratuíta, no?? Sino lo quito y apañado.

    Por cierto, va a ser verdad eso que dicen de los grados de separación pq un amigo, de un amigo mío, es amigo tuyo o te conoce.

    Besos

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *