Voto Nulo, Voto en Blanco, No Votar

Hola,

No penséis que voy a marearos con política. Tampoco voy a dejar entrever mis inclinaciones ideológicas (espero) por este, mi blog.

Pero últimamente hemos discutido en el curro sobre qué significa exactamente, votar nulo, votar en blanco y no votar. Si, es cierto que más o menos todo el mundo tiene la noción correcta. Pero todavía conozco alguno que no lo acaba de tener claro. Sobre todo el mito ese de que “votar en blanco es como votar al que gana”.

Por eso, he pensado que podría colocar aquí un pequeño texto con lo poco que he averiguado del tema (que espero que sea correcto) últimamente. En realidad, lo acabo de escribir para un foro y he visto la oportunidad ideal para reutilizarlo 😛

Ahí va…

Parece que hay cierta confusión sobre qué significa no votar, votar en blanco y votar nulo. Pues resulta que últimamente he tenido la oportunidad de hablar de este tema con muchas personas y, aunque ya lo tenía más o menos claro, además me he visto obligado a informarme fehacientemete porque este año me toca ser vocal en mi mesa.

No votar:

Veo que hay gente que se indigna con aquellos que manifiestan su intención de no votar. Les achacan que más tarde se quejarán por algo que no les guste. Y yo digo, harán bien en quejarse y seguirán en su derecho. Como bien se ha dicho, votar es un derecho. No es una obligación. Cada cual ejerce su libertad como quiere y nadie pierde el derecho a opinar, el derecho a estar en desacuerdo con el gobierno o el derecho a percibir todos sus derechos como ciudadano, por no haber votado.

Votar blanco:

Creo que mucha gente no acaba de tener claro qué significa el voto en blanco. Es más, tengo la percepción de que existe el mito de que el voto en blanco beneficia al ganador. Pero en realidad, el voto en blanco no se computa a la hora de hacer el reparto de escaños. Así de sencillo. Podéis comprobarlo leyendo la Ley Orgánica 5/1985, del 19 de Junio, del Régimen Electoral General. El voto en blanco es, a mi entender, una buena opción para mostrar activamente el rechazo a las candidaturas. Pero a efectos de los resultados, solo actúa de dos maneras: La primera es, como mera información estadística; la segunda es (y de aquí viene el mito) para calcular el número de votos que le hacen falta a una candidatura para entrar a participar en el reparto de escaños.

Esto es, las candidaturas que no superen el 3% de los votos válidos totales (y válidos totales incluye los votos en blanco, pero no los votos nulos. Artículo 163) no podrán participar del reparto de escaños. Una vez retiradas las listas que no alcancen el 3%, los votos en blancos no vuelven a intervenir. Entonces, efectivamente se debería admitir que, de forma muy indirecta y sin que en la mayoría de los casos llegue a ser significativa, existe una cierta influencia del voto en blanco. De ser muy abundante, el voto en blanco puede “ayudar a dejar fuera”, listas muy minoritarias. Pero de ahí a creer que existe una especie de regla mágica que por ley le da los votos en blanco al ganador… hay un mundo.

El reparto de escaños está descrito también en el artículo 163 y si, sigue la famosa Ley de D’Hondt. En dicho reparto de escaños, solo se tienen en cuenta los votos validos obtenidos por las diferentes listas, y esto evidentemente, no incluye los votos blancos.

Por cierto, son considerados votos en blanco aquellos sobres que van vacíos. Los sobres con un papel blanco dentro, en contra de la creencia popular, serán considerados votos nulos.

El voto nulo:

El voto nulo es, en mi humilde opinión, la manera más tonta de desvirtuar el sistema sin conseguir expresar absolutamente nada. Los votos nulos, no son tenidos en cuenta para nada más que el mero estudio estadístico. No cambian nada y son considerados un error de forma. Son, una torpeza. No estoy de acuerdo con aquellos que piensan que es una forma de protestar. A estos les diría que su protesta, de este modo, no será más que un número de errores en una estadística. En cambio el voto en blanco expresa una intención verdadera de manifestar al menos el “no acuerdo” con ninguna de las opciones existentes.

Espero haber sido de ayuda 🙂

Abrazo cósmico y beso sideral.

One comment

  • Anonymous
    February 26, 2008 - 8:58 pm | Permalink

    Estoy muy satisfecha de haber encontrado tu blog, porque al igual que hiciste tú el año pasado, yo ahora he estado haciendo lo mismo, investigando sobre qué significa exactamente votar en blanco, así como cuál es el proceso electoral real que se sigue. Me doy cuenta que muchísima gente que conozco tiene nociones del proceso pero no lo conocen íntegramente, y gracias a tu artículo he corroborado todas aquellas premisas que he ido recopilando. De manera que ahora lo tengo todo muy claro. Es todo, efectivamente, tal cual lo expones. Gracias por haber aportado tu experiencia, me ha servido de mucha ayuda.
    Un saludo.
    Rocío

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *