Lough Gur y Adare

Saludos desde el exilio Irlandés 🙂

El sábado pasado, amaneció un buen día. Así que sin haberlo planeado mucho, decidí comer fuera. Tenía que ser algo que pudiera visitar cerca de Limerick, para ir y venir en poco tiempo, porque ya era bastante tarde cuando me dispuse a salir.

Eché un vistazo a la guía de Irlanda que tengo para ver qué podía hacer así, en medio día. Nunca me dejo desanimar por el hecho de que el capítulo dedicado a Limerick, empieza literalmente así:

(traducción)

Limerick, es indudablemente el condado menos atractivo de la costa este de Irlanda, caracterizado por un feo y gris desarrollo industrial a lo largo del Río Shannon y ondulantes tierras de labranza de interior, por ello es a menudo atravesado rápidamente por los turistas.

Pero la verdad es que por lo que estoy viendo, en un día tan radiante como el que era y en un país con un paisaje tan fascinante, se puede sacar petroleo… incluso de una zona como esta 😛

Eché una ojeada al libro y decidí que visitaría Lough Gur y Adare.

Lough Gur es un lago a unos 20 kilómetros al sur de Limerick. La palabra Lough, que significa lago, se usa en Inglés Irlandés (que no Gaélico) y viene de Loch en Gaélico.

Se ve que 3000 años antes de Cristo, ya había gente por aquí. De hecho, lo más interesante de los alrededores del lago, son según todas las fuentes que he consultado, son los numerosos restos prehistóricos que se pueden encontrar.

Aunque alcanzo a entender el significado y la importancia de los diferentes emplazamientos arqueológicos que existen aquí, yo particularmente me dejé seducir más por el paisaje en sí que por los restos, a los cuales he de reconocer que no les hice una visita exhaustiva.

Desde luego, el paisaje no parecía atraerme solo a mi. En la orilla norte del lago, hay un aparcamiento, un centro de visitantes y una zona de recreo. Era sábado y bajo un solecito muy agradable y sobre un cesped cuidadosamente arreglado, la gente paseaba y tomaba el sol, como en un parque.

El lago en sí, fue parcialmente drenado en el siglo XIX. Antes tenía forma más o menos cuadrada, pero ahora tiene forma de herradura, con una pequeña isla triangula en el centro.

El drenaje, reveló grandes cantidades de objetos prehistóricos y asentamientos.

Cerca de la orilla, se puede visitar Giant’s Grave, una tumba en forma de pequeña galería, que data de 2600 años antes de Cristo, en la cual fueron descubiertos los restos de ocho adultos y cuatro niños.

Los moteros extranjeros, apuestos, misteriosos y nómadas, somos el centro de todas las miradas a nuestro paso. Pero no creáis que hablo de pelirrojas de curvas perfectas, pétreos pechos, suaves muslos, graciosas facciones y tez tersa y luminosa…

No.

Es más bien esto:

A escasamente un kilómetro del lago, se puede visitar el Grange Stone Circle, el mejor y más grande monumento tipo crómlech de Irlanda, que es básicamente eso, un círculo de piedras.

Actualmente se encuentra en propiedad privada, pero se puede visitar. Solo tienes que abrir la puerta de la cerca, echar el dinero de la entrada en una caja que hay en la puerta y entrar. Este sistema de pago parece bastante habitual en Irlanda y en ocasiones, como por ejemplo aquí, la cantidad viene a ser prácticamente simbólica.

En sus tiempos, esta zona era sagrada. El crómlech de 113 piedras, fue construido alrededor de 2100 antes de Cristo y se asocia al dios de la cosecha.

En esta foto no sale el crómlech, pero la pongo porque me sale de la punta de la polla:

De camino a mi siguiente destino, el pueblecito de Adare, no pude resistir la tentación de parar y hacer una foto a este viejo surtidor de gasolina.

Ya se que no hago más que poner fotos de la moto, pero ¿a que esta mola? 🙂

Adare, es un pueblo también bastante cerca de Limerick, que tiene reputación de ser muy bonito.

La verdad, es que está cuidado y tiene un par de recovecos bastante agradables. Pero tampoco penséis que es muy especial. Eso si, tiene mucho ambiente, porque precisamente esta reputación hace que tenga muchos visitantes.

Precisamente, el pueblo de Adare fue embellecido a propósito por los Condes de Dunraven, antiguos terratenientes de la zona, añadiendo pintorescas cabañas rurales a principios del siglo XIX y coloridas casas modernas a comienzos del siglo XX.

La mayoría de los puntos interesantes del pueblo, se pueden ver en la calle principal. No puede uno perderse las cabañas de las que os hablo. Son muy típicas y están en un estado de conservación impecable.

Ahora mismo, sirven como atracción turística. Esta, es un restaurante coquetón, pero más bien carete:

Esta otra es una tienda boutique de lo más selecto:

El resto de elementos arquitectónicos de interés del pueblo, lo conforman sus antiguos monasterios. La antigua abadía de la orden de los Trinitarios, es ahora una iglesia católica:

Bueno, ahí os dejo. Ese fue mi sábado pasado.

Eso sí, prepararos para el próximo post, porque hoy he estado en los Cliffs of Moher. Impresionante, un día estupendo. Siempre lo recordaré como el día en que hice 234 fotos de la misma cosa y decidí que quería una reflex digital.

Un saludo.

3 Comments

  • Juanjo
    September 23, 2007 - 11:14 am | Permalink

    Se ve que te aburres. Mejor para tu blog 😛

    Respecto a la cámara, hazte nikonista y así consigo parecerme en algo a ti 😉

    Un abrazo.

  • Israel
    September 23, 2007 - 11:28 am | Permalink

    Jolín, pues sí que sacas petróleo de Limerick ;-). En vez de con la tesis, te vas a volver con la “Guía Lonely Planet revisada”. Eh, que sí, que con la tesis también :-).

  • April 7, 2014 - 7:59 am | Permalink

    Menuda boutique de lo mas pintoresca. Muy buen viaje

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *