The Burren

He, ¿qué pasa?

Holaca

El sábado pasado estuve en The Burren.

The Burren (del gaélico boireann que viene a significar sitio con piedas) es un desolado paraje carstico que se extiende a lo ancho de 300 km² en el noreste del condado de Clare. Un poco más al norte de los Acantilados de Moher y al este de la bahía de Galway.

Vamos, para entendernos: es una inmensa meseta de terreno pedregoso, que va desde el mar hasta donde alcanza la vista, formando valles, lomas y cortados, todo esto pavimentado por roca caliza en su mayor parte.

Un campo de piedras… vaya.

¿Y para qué se va a un sitio así? Pues porque mola. Mola porque es raro, es inhóspito, es curioso, no se ve ni un alma y además está lejos, está lleno de vestigios de la edad de piedra (cómo si no), de la edad de acero también y porque hay que aprovechar, que ya me queda poco para volverme.

La ruta que seguí, que incluye tramos de carretera de grava (si, de grava), empieza en Lisdoonvarna. Pequeña ciudad famosa entre otras cosas por ser sede de un festival de emparejamiento de solteros que tiene lugar cada año durante el mes de Septiembre (todo el mes de Septiembre).

Se sale de Lisdoonvarna en dirección a Ballyvaughan, por la coast road R477. Preciosa carretera que atraviesa apenas algunos minúsculos pueblos pesqueros con mucho encanto y recorre la costa hacia el norte, con el mar a un lado y el imponente Burren al otro.

Algunos tramos resultan sencillamente impresionantes. Se circula por una estrecha carretera literalmente grabada en la roca, con magníficas vistas de la bahía de Galway a la izquierda yendo por la mismísima orilla del mar a lo largo del muro de piedra. Muy recomendable.

El lugar es famoso entre escaladores por sus innumerables oportunidades para la práctica de la escalada en roca. Pasados pocos kilómetros de Lisdoonvarna, es habitual que aficionados se reúna en puntos a lo largo del Blind Man’s Cliff, en la zona de Ailladie. Tuve suerte y ahí estaban, pude echarles una fotillo.

Una vez en Ballyvaughan, tomé la R480, que lleva de vuelta hacia el sur, pero esta vez un poco más por el interior, por el Burren propiamente dicho. Esta carretera, serpentea entre la vasta extensión de roca uniendo el camino entre los más importantes restos prehistóricos de la zona.

No se puede uno pasar el dolmen de Poulnabrone. Una tumba del neolítico que albergaba al menos 33 cuerpos. Reconstruido después de su colapso en 1985, su imagen se ha hecho famosa por dibujar el dolmen tipo.

El acceso al emplazamiento del dolmen está controlado y cuando yo llegué, ya habían cerrado. Solución: como en casi todas partes en Irlanda, para ver un monumento, saltas la valla.

Un kilómetro más al sur, otro de los más famosos restos de la zona. El fuerte de piedra de Caherconnel. Una fortificación que data de los tiempos de los celtas, alrededor de los 1000 a.d. A diferencia de los otros muchos fuertes de la zona, este está especialmente bien conservado.

Como ya ocurriera en mi visita al Grange Stone Circle, queda una vez más de manifiesto mi incapacidad para fotografiar por completo un recinto circular mientras estoy dentro.

No dejéis de admirar el número tres pintado en blanco en la foto, que prueba que los moradores prehistóricos de Irlanda conocían la numeración arábiga, mucho antes incluso que los propios árabes. Aunque bien es posible, que no supieran su significado.

Con el frío ya instalado en lo más profundo de mis huesos y amenazando lluvia, terminé mi visita con una pequeña parada en el castillo de Leamaneh. No es gran cosa, pero pillaba de camino y no, no he copiado la foto de la wikipedia, es que el artículo no tenía foto y he subido la mía.

Bueno, eso es todo más o menos de mi excursión del sábado pasado. Hoy no ha habido excursión, ha estado lloviendo todo el día y entre otras cosa, he aprovechado para terminarme Un Mundo Feliz.

Este fin de semana, es puente en Irlanda. El último lunes de Octubre es festivo con motivo de Halloween, aunque la fiesta cae en el próximo miércoles (31). Así que si mañana no está tan malo, igual hago alguna otra excursión… ya os iré contando.

Abrazaco!

One comment

  • Angelica Cruz
    February 9, 2008 - 2:24 pm | Permalink

    Un mundo feliz… Qué buen libro!! Consideraciones:
    a.No es posible encontrar el bienestar de la sociedad cuando se está desconociendo el derecho fundamental a la libertad.
    b.La única razón por la cual los seres humanos no se conocen es porque no tienen tiempo suficiente para hacerlo, la sociedad provee sucedáneos a las personas para evitar que estén solas y puedan pensar. La industria del entretenimiento es un imperio poderosísimo cuyo fin está implícito en su nombre “entretener” (tener dentro, contener).
    c.Los cambios son necesarios para la vida. Cuando un ser humano no crece interiormente está condenado a la muerte que es lo mismo que estar fragmentado, alienado y carecer de autonomía.

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *