El Economista Aburrido

Un pequeño apunte sobre El Economista Camuflado, de Tim Harford [búsqueda en google].

Me está costando horrores terminarlo.

Al principio me gustaba, porque aprendía conceptos básicos de economía. También hay pasajes muy curiosos, sobre todo cosas como por ejemplo, un capítulo en el se intenta explicar por qué los países pobres son pobres (aunque no estoy de acuerdo en que haya una explicación exclusivamente económica… deben haber influido mil millones de factores a lo largo de la historia. Esto otro, intentaré averiguarlo cuando lea Guns, Germs and Steel de Jared Diamond, que aguarda en la pila de libros por leer).

Pero a lo largo del libro, y a pesar de que la tónica general es de un texto muy ameno y didáctico, encuentro partes aburridas e incluso algunas partes en las que no estoy de acuerdo con el autor en absoluto. Evidentemente yo no soy economista, pero… a ratos tengo la sensación de que el tipo este, no se entera de nada…

Ahora encuentro este enlace, leo la entrevista y miro los comentarios y entiendo que no sólo me aburre a mi y no sólo yo pienso que se equivoca (bastante) de vez en cuando.

Veo que dice algunas cosas que no me cuadran en absoluto, sobre todo el tema de la vivienda en España:

“Es cierto que hay un problema con la vivienda, pero se acabará resolviendo solo. Además, en España hacen algo que deberíamos hacer en Reino Unido: construir casas.”

O esto otro:

“No me siento cómodo con la idea de que la vida de los jóvenes de hoy es más dura. Somos más ricos de lo que fueron nuestros padres, lo que pasa es que gastamos más.”

Cierto que ahora gastamos más dinero en bienes y servicios que nuestros padres no tenían… pero ¿es eso una vida más fácil? Depende de a qué te refieras. ¿Tenían nuestros padres el mismo estrés? ¿Tenían la misma libertad? Libertad tenemos todos me dirán… pero ¿qué es la libertad?

¿Libertad para elegir tu esclavista?

¿Tenían ellos menos amor o más que el que vemos nosotros en nuestras vidas de plástico? El amor es la moneda de cambio en mi mundo ideal y la medida de todas las cosas. Tu capacidad de amar debería ser tu riqueza en este mundo 😛

Por cierto… estoy sólo divagando, por si no os dais cuenta. Aun viviendo instalado en el pragmatismo es bonito dejar caer alguna bobería, para recordarnos que somos de carne y hueso. Que me estoy viendo venir la típica discusión cuando-yo-era-joven-no-tenía-para-ir-al-cine-ista…

En cualquier caso, no está de más recordar, que el dinero no trae la felicidad 😛

No sé… a mi no me acaba de convencer este libro. Si a eso le unes, que últimamente estoy muy poco lector… pues… aunque no suelo dejar libros ni películas a medias, este podría ser abandonado (Lord of the Flies, de William Golding, que también tengo empezado, me llama más ;-).

Me quedan unas pocas páginas… voy a darle una oportunidad esta noche. Pero desde luego, Tim Hardford no me va a hacer picar otra vez.

Saludos astrales!

[Actualización: Al menos, lo he terminado ;-)]

5 Comments

  • /amaneiro
    April 10, 2008 - 8:07 am | Permalink

    En cuanto vuelvas a tener ganas de leer te recomiendo “Caníbales y Reyes”, de Marvin Harris. Todo un libro para los pragmáticos que no se conforman con los best-sellers xD Creo que te gustará.

    .. y, por supuesto la peli “La princesa Mononoke”. Eso sí que es una historia compleja sobre el progreso, la tecnología y la naturaleza. Y la ilustración, claro.

    See you teacher! xD

  • grex
    April 10, 2008 - 12:28 pm | Permalink

    Sí, nuestros padres tenían menos libertad y vivían peor; no tengo ninguna duda. Sólo hace falta mirar las fotos de aquella época. Y no tenían tiempo de pensar en si tenían estrés o no… eso sinceramente es de gente que se puede permitir tenerlo y mis padres tenían que sacar una familia adelante. La gente trabajaba más y más duro (aunque fueran menos productivos). Pregúntales a tus padres por la definición de fin de semana de cuando eran pequeños y compárala con el finde que empieza hoy los viernes a las tres.

    Y no hablemos de nuestros abuelos. Mi abuelo era marino mercante: era un supertrabajo (para la época, claro) con un buen sueldo -trabajaba en una naviera nórdica-, pero veía a su familia una vez al mes.

    Sí, quizás eran más felices (me pregunto ¿por qué buscas cosas sobre la felicidad en un libro que te explica -teoría económica en mano- por qué funcionan de cierta manera las cosas?), pero no me cambiaría por ellos ;-).

  • Teo
    April 11, 2008 - 4:14 pm | Permalink

    Gracias Andrés, me guardo la recomendación. Por cierto, interesante blog 😉

    Gracias por pasarte.

    Grex,

    Cómo se nota que te aburres en Alemania 😛

    Relájate anda… Has visto el vídeo? Ah… y no, no busco la felicidad en un best seller engañabobos 😉

    Me alegro de saber tu eres yo y yo soy tú 😀

    Gracias por comentar a los dos 😉

  • pinchin
    April 24, 2008 - 10:25 pm | Permalink

    Teo cómo te admiro, qué buena visión de la vida que tienes, me gusta. Creo que voy camino de convertirme en algo así, la pena es que no tengo nada de vocación por la lectura y mi capacidad de ampliar horizontes, por tanto, se acorta.

    Espero que escribas aquí en voz alta tus ideas sobre Loose Change. Saludos!

  • Francis
    July 5, 2008 - 6:48 am | Permalink

    Muy bueno

  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *