Monthly Archives: June 2010

Motos Varios

El Viento en Moto: experiencias y consejos

Yo pensaba que el Mistral (primo del Cierzo) en el sur de Francia me había servido para curtirme en eso de montar en moto con viento… ¡Hasta que llegué a la Patagonia! Donde lo del viento cobra sin duda otra dimensión.


Patagonian Wind, originally uploaded by Teosaurio.

En algunas de las carreteras del sur de Chile y Argentina, los moteros sencillamente viven inclinados. En la hostería de Cerro Sombrero, cerca del Estrecho de Magallanes, en la Tierra del Fuego chilena, Jaime, mecánico de Motoaventura me contaba como había visto caer un grupo entero de 11 motos una detrás de la otra, en parado (ktm 990 adventure y bmw r1200gs y f800gs). Sin poder hacer nada.

Más tarde en el paso de Las Llaves, bordeando el Lago General Carrera, en la Carretera Austral, pude experimentar rachas tan fuertes que no dejaban avanzar la moto por el tortuoso camino de grava. Lo pasé realmente mal en un momento dado en que me quedé parado sujetando la moto sin poder avanzar y sin poder bajarme. Tan solo subido en la moto, sujetándola e intentando no irme al suelo mientras pasaba la ráfaga.

Allí los árboles crecen derramados en la dirección del viento:

Wind Grown Trees
Patagonian Wind, originally uploaded by Teosaurio.

Así que desde mi humilde experiencia, aquí van algunos consejos para montar en moto con viento:

  • No la vendas. Sí, la moto es especialmente sensible al viento. Sí, es una gaita. Pero ¡claro! ¡Es una moto! No creo que pensaras en venderla el primer día que lloviera 😉
  • Hay que coger confianza. Sentir como normales los vaivenes y no tener miedo. Es cierto que puedes perder “un poco” de control, pero verás que la experiencia y los kilómetros te darán confianza para que esa sensación no sea tan intimidante. Confía en ti y en la moto. Que no vas a salir volando.
  • Hay que distinguir entre el viento racheado y el viento constante. El primero es mucho más peligroso incluso si es menos intenso. Asusta, obliga a corregir súbitamente y puede hacer que bajes la guardia entre racha y racha. Así que hay que mantenerse alerta. El viento constante es más manejable si su velocidad entra dentro de lo razonable. Se puede corregir la posición en la moto (sobre todo en largas rectas) y sencillamente ir inclinado.
  • Más tracción, menos velocidad. Evidentemente hay que reducir la velocidad, como ante cualquier situación anormal o de peligro. Pero casi más importante que no correr es circular más alto de vueltas. Con más tracción y capacidad de reacción. Hay que llevar la moto viva, para no quedar a merced del viento. Cortar gas es probablemente lo peor que puedes hacer cuando te topas con una racha de viento fuerte. Llevar el motor despierto te da un arma más para corregir la moto.
  • Vigilar al pasar por puentes y túneles y al entrar en gargantas y valles. Los cambios súbitos de orografía a nuestro alrededor pueden de repente darnos abrigo del viento o quitárnoslo. Tan peligroso puede ser sentir un viento fuerte de repente, como dejar de sentirlo súbitamente. Hay que prever estas sacudidas y estar preparado.
  • Vigilar mucho al adelantar o cruzarse otros vehículos, especialmente camiones. Al adelantar o cruzarnos con otros vehículos hemos de dar por sentado que van a causar una turbulencia. Al cruzarse con un camión de frente, habrá que unir al viento, la turbulencia que habitualmente provocan. Al pasar un camión, dependiendo de donde venga el viento, podemos sufrir un fuerte efecto de succión al terminar de pasarlo o dificultades para volver al carril.
  • Otras consideraciones. Hay que tener en cuenta que equipajes, carenados y acompañantes, hacen efecto vela y potencian el efecto del viento. Llevar una posición más recogida en la moto, dejar más espacio con otros vehículos… en definitiva, estar más alerta.

HTH.

Suerte y gasolina!