Tag Archives: curvas

Motos Varios

The Snake: valiosísima lección motera

Desde que monto en moto (hace ahora 6 años) creo que he ido aprendiendo poco a poco, lento pero seguro. Está claro que me queda mucho por aprender, pero estoy en un buen momento en el que empiezo a entender muchas cosas.

Entiendo lo suficiente al menos, para reconocer una buena lección motera cuando la veo y hoy he encontrado una pequeña joya de la didáctica motera en forma de lista de reproducción de YouTube.

Existe una famosa carretera en Los Angeles llamada Muldholland Highway que cruza las montañas de Santa Mónica cerca de Malibú. Parte de esa carretera, tiene el sobrenombre de The Snake (la serpiente) por lo sinuoso del trazado.

Por lo cerca que está de núcleos urbanos y al mismo tiempo atravesar un parque natural de montaña, la serpiente está siempre repleta de amantes del motor que se acercan a disfrutar de sus curvas, evadiéndose de la mole de asfalto que es Los Angeles. Como no podía ser de otra manera, muchos de ellos son moteros… de todo tipo. Unos son más expertos, otros menos, unos llevan mejores motos, otros peores, unos son más quemados, otros son más prudentes.

Uno de los asiduos a estos fines de semana de sol, curvas y motos es el usuario de YouTube rnickeymouse. Este cineasta acostumbra a apostarse en una de las curvas más comprometidas de la serpiente y rueda imágenes de todo lo que pase rodando por allí.

Esta es la curva en cuestión.


View Larger Map

En su canal pueden verse curiosidades de todo tipo, desde Jay Lenno montando en un extravagante clásico a inusualmente cortas persecuciones policiales.

Pero si montas en moto, no deberías perderte esta lista de reproducción en la que rnickeymouse ofrece un compendio de las muchas caídas en moto que ha tenido oportunidad de grabar. La mayoría de ellas son arrastrones ocasionados por la pérdida de tracción en al menos una de las ruedas (lowside). Resulta uno de los accidentes más típicos cuando se empieza a inclinar bastante la moto y no se hace bien.

Los vídeos son cortos (por debajo de un minuto, de media) y suelen tener una repetición a cámara lenta y un comentario en la descripción con las primeras hipótesis sobre las causas de las caídas. 23 vídeos que te llevarán menos de media hora ver y gracias a los cuales es posible que entiendas los mecanismos de una caída de este tipo. Sin duda merece la pena.

La lista de reproducción

No os perdáis los comentarios viendo la lista de reproducción directamente en YouTube, sobre todo los mejor puntuados. Mucha gente comenta sobre las posibles causas de cada una de las caídas y se intercambian opiniones sobre cómo se podrían haber evitado (aparte de los típicos comentarios estúpidos de siempre ;).

Personalmente, creo que la causa de la inmensa mayoría de estas caídas en las que todo parece ir bien hasta que de repente la moto está en el suelo, es una mala posición encima de la moto. Diría que el 80% de la gente que aparece en estos vídeos, está inclinando demasiado la moto en una postura errónea: con los brazos tensos transmitiendo demasiada presión al manillar; descolgando el culo pero dejando el torso encima de la moto; o no transfiriendo correctamente el peso al interior de la curva, que es precisamente lo que permite ir más rápido inclinando menos, aprovechando la mejor parte del neumático y permitiendo tener mejor tracción.

El otro 20% de los errores se reparte entre (o se combina con) otros fenómenos tales como: fijar la mirada en el obstáculo, que irremediablemente nos lleva a ir hacia él; falta de suavidad en el acelerador, que debe ir suave y progresivo en las curvas, sin cortes bruscos; o incluso errores al cambiar de marcha. Todo ello muy interesante de observar también.

Para que no todo sean caídas, os recomiendo no perder detalle de este otro vídeo en el que el usuario de YouTube quickvr4 hace una pasada magistral por esa misma curva. Fijaros bien como justo en el punto donde todos los demás se caen por intentar inclinar un poco más la moto, él precisamente lo que hace es descolgarse un poco más, para permitir que la moto se levante lo justo para no perder tracción. Es toda una lección de postura en curvas en una sola pasada 🙂

Para el que quiera profundizar en el tema de la postura en curvas (que me tiene ahora mismo bastante interesado), le recomiendo que eche un vistazo a este otro vídeo donde explican la teoría bastante bien.

Aparte de esto, nada puede sustituir a la práctica. Claro está. Pero salir a la carretera sabiendo de antemano qué tenemos que corregir y evitar, es el complemento ideal para nuestro instinto y capacidad de imitación.

Yo por mi parte estoy sopesando seriamente hacer una potente inversión en cursos en circuito. No para aprender a ir más rápido, sino para aprender a ir más seguro cuando voy rápido 😉

Probablemente acabe haciendo el curso de la California Superbike School cuando tenga oportunidad, pero mientras tanto, acabo de encargar los dos míticos libros de Keith Code, fundador de la famosa escuela, A Twist of the Wrist I & II.

Ya os contaré qué tal están 😉

Motos Varios

Hay dos tipos de moteros…

… los que se han caído y los que se van a caer.

Ese es el dicho popular. Lo he oído mil veces y lo he visto otras tantas escrito en foros de Internet.

De hecho, si buscas exactamente esa frase en google, el primer resultado soy yo mismo. Aparece en un comentario de ánimo que dejé en el blog de Majesty 125, cuando ella relataba su última caída urbana. Afortunadamente sin consecuencias graves.

Bueno, pues … se me hace raro contarlo, pero resulta que esta tarde he cambiado de tipo de motero:

Así es, esa foto ha sido tomada esta tarde en el puerto de Canencia, entre Miraflores de la Sierra y Canencia, unos 10 segundos después de mi primera caída.

Una pena. Ya había lidiado con Navacerrada, Cotos, Morcuera, cafelito en Rascafría y … estaba a punto de irme a casa por las carreteras más tranquilas que pasan por Manzanares, cuando un par de viejos de Miraflores de la Sierra me dijeron que “arriba del puerto de Canencia estaba muy bonito”. Unas cuantas curvas más, no pueden hacer daño, pensé.

Bien, pues esta:

No la negocié bien 🙁

Cuando quise darme cuenta estaba haciendo un recto (podéis ver la frenada) y al instante siguiente, estaba haciendo la croqueta.

Nada más levantarme, me inspeccioné durante 5 segundos. Estaba entero. Después pasé otros 5 segundos de agobio pensando que me había cargado mi flamante moto nueva. Acto seguido tomé la foto de la moto caída. Es estúpido ponerse a hacer fotos en un momento así, pero creo que prácticamente todo lo que hice en los siguientes 2 minutos no tuvo sentido alguno 😛

Levanté la moto como si fuera una pluma, aunque ahora mi espalda me está recordando que pesa 180 kilos. Tal vez me duele de la caída, no lo se. No se nada. No me enteré de nada.

Me recompuse. Estaba entero. Solo una leve quemadura en la pierna derecha. La moto estaba sorprendentemente bien parada. No arrancaba. La miré una y otra vez. En efecto, estaba intacta. Ni siquiera se había rayado. Un alivio.

Seguía sin arrancar. Llamé al seguro, me mandaban una grúa. Me fumé 5 cigarros. Me quité la chaqueta (cumplió, aunque no hubo arrastre, por fortuna), me puse la chaqueta. Me senté en el guardarraíl del que me había librado por metro y medio y finalmente colgué la chaqueta en una señal. Me levanté, tomé más fotos. Me preguntaban los coches al pasar. No hice parar a nadie. Estaba bien y la grúa en camino. Solo agradecer que no hubiera pasado nada peor.

Me fumé otros 5 cigarros.

Pensé bastante si llamar a casa o no. No quería alarmar a mis padres. Al final llamé y hablé con mi madre. No os vais a creer lo que me dijo cuando terminé de contarle la historia. Al ver que estaba bien, me soltó un “bueno hijo, eso son experiencias de la vida. Da gracias a que no ha pasado nada y vuelve tranquilo que te hago la cena”. No histerismo. No enfados. No susto. Nada. Solo mi madre es capaz de lo que es capaz solo mi madre. No solo es la mejor madre que podría tener un motero, es la mejor madre y punto pelota. Mención honorífica para mi papá, que también tiene pasado motero.

Mientras esperaba, se me ocurrió llamar a mi taller. Me explicaron que la moto no arrancaba debido a que el sensor de vuelco corta la corriente al motor cuando la moto se tumba. Me dieron la solución, quitar la batería y esperar.

Me fumé otros 5 cigarros.

La moto arrancó. No parecía tener desperfectos aparentes. Hice comprobaciones. No había pérdidas de combustible, aceite o refrigerante. Las luces todas bien. Los intermitentes también. El cambio también… Por un momento pensé en esperar a la grúa. Finalmente bajé en la moto hasta Canencia (pueblo). Al ver que todo estaba en orden, anulé la grúa.

El resto de la tarde. Un gris viaje de vuelta a casa, donde lo único bueno es que las pocas gotas que cayeron no podían llegar a considerarse lluvia. Durante el camino de vuelta, cansado, asustado y nervioso, advertí un levísimo desvío en las barras de la horquilla. Espero que mi mecánico me confirme que no es grave.

Creo que es todo lo que me apetece hacer hoy. Solo dar las gracias a mi suerte (a mi flor en el culo) que ha permitido que mi plan de hacer descenso de cañones mañana en Cuenca y el resto de planes de mi vida futura, no se vean afectados 🙂

Estamos bien. Rafaela leve desviación de horquilla, Teo leve quemadura en pierna derecha. Creo que eso es todo lo que me apetece escribir hoy. Mañana madrugo (conduce Carlos).

Os quiero a todos.

Beso cósmico y abrazo sideral.

Ráfagas…