Tag Archives: empresa

Opinion Trabajo Varios

Teletrabajo: Pros, contras y algunos consejos

Llevo prácticamente 4 meses trabajando desde casa para Igalia y creo que es suficiente para ir haciéndome una idea sobre el teletrabajo. Voy a escribir en este artículo mis primeras impresiones al respecto. Lo he dividido en: una introducción, una lista de pros, otra de contras y unos cuantos consejos desde mi humilde experiencia, para aquellos que se encuentren en situaciones parecidas.

Lo primero y a modo de disclaimer, aclarar que yo no soy un gurú de la organización personal, ni del teletrabajo ni de nada. Ni este artículo pretender ser demasiado riguroso. Sí es cierto que me interesa el tema de la productividad personal y he leído algunos libros al respecto y sigo algunos blogs. Pero en general, no sigo un método específico completamente y mi día a  día se organiza en base a una mezcla de consejos de diferentes fuentes y mi propia experiencia y sentido común. A veces me sale mejor y a veces me sale peor, pero voy tirando.

En los tiempos que corren y en determinados trabajos, puede dejar de ser estrictamente necesario que un trabajador acuda a una oficina, a un horario fijo y lleve a cabo sus tareas diarias desde un lugar determinado. Es evidente que si eres mecánico de motos en un taller, no puedes teletrabajar, o si te toca atender al público en un establecimiento. Pero si eres uno de esos pomposamente bautizados information/knowledge worker (vamos, si trabajas en una oficina y dependes fuertemente de Internet), seguramente habrá muy pocas cosas de tu trabajo que no puedas hacer desde tu casa.

En mi caso, mis principales tareas en Igalia se pueden hacer desde casa. Eso no quiere decir que se hagan mejor, más rápido o más cómodo (o sí), pero que poder, se pueden hacer, es algo que creo que tengo bastante claro ahora. Para resumir, diré que en Igalia me ocupo de las oportunidades de I+D, coordinación del máster en software libre y algunas tareas de comunicación, que incluyen escribir las noticias del portal corporativo. Este es a groso modo, mi día a día.

Para mi caso particular, hay que tener en cuenta también dos matices importantes. El primero es que en Igalia, debido a la cultura de la empresa y al background de la gente que la compone, el trabajo distribuido a través de Internet resulta muy natural. La mayoría de las personas que trabajan en Igalia tienen experiencia en colaborar a través de Internet, principalmente gracias a su implicación en proyectos de software libre. El segundo matiz es el hecho de que yo teletrabajo todos los días. No se trata de que mi empresa permita trabajar desde casa de vez en cuando, o algunas horas. En mi caso, Igalia tiene oficinas en Coruña y en Pontevedra y gente teletrabajando en Helsinki, Barcelona, Sevilla o San Francisco. Todos los igalos pueden teletrabajar si así lo prefieren, pero los que estamos lejos de las oficinas, estamos obligados  a ello.

Mi oficina doméstica 🙂

Como todo, esta situación tiene cosas buenas y cosas malas y como siempre en la vida lo importante es optimizar las ventajas y minimizar las desventajas con la menor perturbación posible. The Oatmeal lo sabe.

Pros

Atender tu casa, tu familia. Resulta importante que tu familia colabore. Que entiendan que cuando estás trabajando, estás trabajando y no deben interrumpirte. Que sepan que el hecho de que estés en casa no significa que estés disponible y que respeten tus horas de trabajo y de descanso. Todo esto es cierto. Pero también es verdad que trabajando desde casa es más fácil controlar todo lo doméstico y atender una familia si es el caso. En mi caso no tengo niños, pero vivo con más miembros de mi familia que a menudo necesitan que haga cosas por ellos. No tendría las mismas energías para ellos ni la misma disponibilidad si a mi jornada diaria hubiera que añadirle 3 horas de atasco.

Flexibilidad horaria. Trabajar desde casa implica la mayoría de las veces que lo harás en un horario muy flexible, cuando no totalmente libre. Esto es un arma de doble filo para mucha gente porque añade un elemento más a tu organización personal y una cosa más que tendrás que decidir por ti mismo. Pero aplicando un poco de sentido común, pronto se convierte en una ventaja clara. Sencillamente es más fácil optimizar el uso del tiempo cuando puedes elegir tus coordenadas espacio-temporales en lugar de que te sean impuestas por tu empresa. A nadie debería importarle que hayas escrito un informe entre las 12 de la noche y las 4 de la madrugada, mientras el trabajo esté hecho y esté bien hecho cuando corresponda. La única salvedad es cuando hacen falta comunicaciones en tiempo real con otra persona. Para una llamada de teléfono o para una reunión, evidentemente habrá que adaptarse a horarios habituales. El sentido común es el límite.

Ahorro de costes. En mi caso personal, no es que mi anterior trabajo me costara mucho dinero. Pero por regla general, desplazarse a una oficina regularmente genera algunos gastos insalvables que no son nada despreciables. Si vas en transporte público, hay que pagar el abono y si llevas tu propio coche, gasolina ¿Cuánta gente no se gasta 200 y 300 euros al mes en gasolina para ir a trabajar? Pasa un poco lo mismo con la comida. Si tienes que comer fuera de casa todos los días, hay que añadir un coste mensual de ¿cuánto? ¿200 euros?

La empresa también puede ahorrar algunos costes si no tiene a sus empleados siempre en las oficinas. Habrá infraestructuras que reciban menos desgaste y servicios que se utilicen menos. Aunque las empresas que se toman en serio el teletrabajo suelen asumir algunos de los costes profesionales que se generan el los domicilios de sus empleados. Por ejemplo, aunque todavía no he hecho uso extensivo de estas facilidades, Igalia paga el recibo del servicio de Internet a aquellos empleados que así lo soliciten, aparte de materiales de papelería, un ordenador portátil y mobiliario de oficina, como sillas, mesas… etc.

Ahorro teórico de tiempo. A priori trabajar en casa es un ahorro claro de tiempo también. Para empezar por lo más evidente, nos ahorramos el tiempo de ir a la oficina. En algunos lugares como Madrid, no es nada extraño que alguien pierda 2 o 3 horas de su día en ir y venir del trabajo de una forma u otra. A los que comen fuera y no quieren gastar demasiado dinero en restaurantes (no tienen ayudas de comida por parte de su empresa) o quieren controlar su dieta estrictamente por motivos de salud por ejemplo, no les queda más remedio que prepararse el famoso tupper y todo el que haya comido de tupper regularmente sabrá que prepararlo lleva un tiempo precioso. En teoría, preparase cada mañana para trabajar desde casa es prácticamente saltar de la cama y sentarse en el escritorio. Además, se pueden aprovechar los descansos del trabajo para ir preparando la comida, poner una lavadora… etc.

Digo en teoría y a priori, porque aunque suena bien, es muy complicado llegar a ese punto de control total en el que te levantas, te vistes, pones la comida a cocer, te sientas a currar y cuando descansas justo cuadra que terminan de cocer los huevos, nadie necesita hablar contigo por Skype cuando te sientas para comer y de la que sales a comprar el pan, eres capaz de llevar el coche a la ITV y contestar el correo por 3g mientras estás en la cola… Así te lo imaginas, pero no se da. Aunque sí hay un ahorro notable del tiempo en general.

Contras

Complica las comunicaciones con los compañeros. Existen multitud de tecnologías para comunicarnos que nos van a facilitar muchísimo la existencia. Para las comunicaciones asíncronas, está lo de siempre (email, wikis, etc.). Cuando se trabaja desde casa hay que prestar atención especial a las comunicaciones en tiempo real. Para eso está Skype, SIP/VoIP, el chat, el teléfono de toda la vida y la videoconferencia (más fácil que nunca desde que existe Google+). Pero por mucho que te esfuerces, no hay nada tan rápido, cómodo, claro y conciso como levantar la cabeza y hablar con alguien que está sentado al lado.  Ni la videoconferencia se acerca. Pero ni por asomo.

Sentimiento de soledad. Por mucho que tengas una lista de gente en una sala de chat, por mucho que hables con ellos de vez en cuando por voz y por muchas reuniones que tengas fuera de casa, no se puede obviar el hecho de que la mayor parte del tiempo estás solo. Muchas veces estás con gente y no estás interactuando con ellos. Pero no estás solo. Pues ni eso vas a tener cuando trabajes en casa. Estás tú solo.

Sentimiento de desorientación, falta de foco. Cuando tienes a tu alrededor un montón de gente tratando de sacar adelante algo, hablando continuamente de lo que hay que hacer y de lo que hace falta terminar, es fácil saber qué cosas son importantes y qué cosas necesitan tu atención. Si todo el mundo anda de cabeza porque hay una entrega de un proyecto importante y estás en la oficina, involucrarse y ponerse a ello resulta más natural. Desde casa sin embargo, puede ocurrir que no aprecies esas urgencias o no consigas discernir lo importante, lo urgente y lo que deberías estar haciendo en cada momento si no prestas atención. Esto puede generar desasosiego, falta de motivación o incluso proyectar una mala imagen a la gente que sí está en la oficina y sí está más al loro.

Falta de contacto humano, echar de menos el colegueo. Si eres como yo y como la mayoría de los seres humanos del mundo mundial y te gusta la gente y especialmente si eres abierto y bromista, al cabo del tiempo, acabarás disfrutando de tus compañeros de trabajo como de tus amigos. Eso es porque harás grandes amigos en el trabajo. Si trabajas desde casa, esto no es tan fácil. Las pocas veces que veas a tus compañeros de trabajo en persona, no cogerás sus chistes. No aparecerás en las anécdotas que cuenten y no tendrás confianza con ellos hasta pasado mucho más tiempo que en persona. Por mi parte, creo que esta es una de las cosas que más acuso de trabajar en casa y por lo que llevo visto en Igalia hay mucha gente esforzándose mucho porque eso no ocurra y es muy de agradecer 🙂

Mayor sentimiento de rutina. Trabajando en casa, hay más riesgo de que tu día a día se convierta en el día de la marmota. Es cierto que para muchos oficinistas, casi todos los días son iguales. Pero desde luego si trabajas en casa, las posibilidades de ver variar tu rutina son mínimas. Si vas a la oficina, puedes salir a comer a diferentes sitios, puedes hablar con diferentes personas, puedes variar el camino de vuelta y hacer diferentes recados o actividades rollo afterwork… con un poco de suerte hasta puede pasarte algo raro. Pero si te descuidas, trabajando en casa puedes conseguir que cada día sea exactamente igual que el anterior y eso no mola nada.

Consejos

Separar claramente espacios y espacios lógicos. Si vas a trabajar en casa y no quieres que tu vida personal, tu vida familiar y tu vida profesional se mezclen, más te vale tener lugares diferentes para que estas ocurran. Lo ideal sería que tuvieras un despacho totalmente funcional, que esté separado de tus lugares de ocio o de las habitaciones donde compartas tiempo con tu familia. En mi caso, mi antigua habitación ha sido reformada como un despacho y yo ahora duermo en otra habitación. Obviamente no todo el mundo tiene habitaciones de sobra en su casa para montarse un despacho.

Yo tampoco. Mi despacho es también el sitio donde me visto y donde guardo mi ropa, donde toco la guitarra, donde leo, donde escucho música y donde veo películas… Pero para todo esto, utilizo un ordenador diferente en una pantalla diferente. He dividido mi escritorio en dos mitades y cuándo no puedo establecer una separación física, al menos aplico una separación lógica y mental. En la mitad de la derecha solo curro, con el portátil de Igalia (gracias al programa OLPI, One Laptop Per Igalian). En la de la izquierda tengo mi sobremesa, con mi música, mis libros, papeles domésticos, temas familiares… etc.

Ducharse, vestirse y prepararse como si fueras a la calle. Aunque una de las primeras cosas que te dice la gente cuando cuentas que trabajas en casa es que se tiene que estar muy cómodo en pijama delante del ordenador, si hay alguna máxima ultra-aconsejable entre las reglas del teletrabajador, es sin duda esta. No hay nada más deprimente y demoledor que sentarse apestando y sin espabilar delante de la pantalla un día tras otro. Si quieres sentirte como un ser humano, has de comportarte como un ser humano. Estar aseado y vestido elimina la pereza, te deja listo para salir de casa si necesitas hacer una compra o un recado y si alguien viene a casa (el cartero, por ejemplo), estarás listo para recibirlo y darle la sensación de que ha encontrado a alguien trabajando en casa en lugar de un guarro maloliente escaqueándose del curro.

Mantener tu entorno ordenado. Yo era de los que tienen todo manga por hombro y aunque lo sigo siendo, desde hace un tiempo soy mucho más consciente de lo importante que es. No se trata de que encuentres las cosas rápido cuando las necesites. Yo suelo encontrar lo que necesito aunque mi habitación/escritorio parezca un bazar marroquí. La ventaja principal de trabajar en un escritorio ordenado es la ausencia de estrés y distracciones. Cada papel que tienes delante que no tiene que ver con lo que estás haciendo: facturas, cartas del banco, libros a medio leer; se convierte en una distracción potencial. Un pequeño recordatorio de otra cosa que también deberías o podrías estar haciendo y así no se puede concentrar uno. Personalmente mantener mi entorno ordenado es una de las cosas que más me cuesta hacer, pero también una de las que más ventajas me reporta cuando lo consigo.

Cumplir un horario, y asegurarse el ocio también. Ya sé que he hablado antes de lo bueno que es tener horario flexible. Pero creo que lo bueno es tener la posibilidad de flexibilizar tu horario, no convertir tu calendario en un queso gruyer. Saber que puedes afrontar imprevistos o romper la rutina haciendo algún recado no es lo mismo que salpicarse el día entero de horas de trabajo. Dedicar una buena porción del día en exclusiva al trabajo ayuda a la concentración y a la productividad al no tener que estar cambiando de contexto continuamente. Al mismo tiempo, deberías establecer también pedazos del día (al final o cuando corresponda según tus costumbres) en los que el ocio esté garantizado. Eso te ayuda a cortar con el trabajo a tiempo de no volverte loco, evitando que pequeños retoques y ajustes te llenen poco a poco la jornada hasta que te encuentras que es la hora de cenar y no has levantado la cabeza de la pantalla. Además, si ya has establecido citas con cosas que no son el trabajo, eso puede darte ánimos para trabajar porque sabes que no es algo indefinido, sino que si por la tarde ya has quedado para correr y dar una vuelta con un amigo, te afanarás para quitarte de en medio las tareas por la mañana.

Salir todos los días de casa. Esta es una regla básica, clara y junto con la de asearse y vestirse, creo que es crucial también (al menos para mi). De verdad, que quede muy claro: hay que salir todos los días de casa. No importa si son las 23.00 y estás sin duchar y hace frío. No dejes que pase el día sin salir de casa. Aunque sea 5 minutos, aunque sea al lado de casa. Sal a dar un paseo, crúzate con otros seres humanos, date cuenta de que el mundo funcionaría igual si tú no entregaras ese informe.

Hacer ejercicio regularmente. Aunque pueda parecer que no es así, el ajetreo de una vida yendo al trabajo quema muchas calorías. Ir, venir, andar, subir, entrar, salir… todo eso es ejercicio y aunque pueda resultar poco intenso, produce un desgaste de energías que trabajando desde casa se van a ir acumulando. Se acumulan alrededor de la zona del flotador, mayoritariamente. Hacer ejercicio regularmente es muy bueno para liberar estrés, aclarar pensamientos y para sentirse mucho mejor con uno mismo. El estrés es una reacción milenaria del cuerpo ante los problemas que nos prepara para luchar o para salir corriendo. Nada mejor para disiparlo que precisamente eso, salir a correr (o lo que te guste hacer). Además mientras estás haciendo ejercicio generalmente cambias de estado de pensamiento hacia otro un poco más automático, más inconsciente, que puede resultar bueno para calmar un poco las mentes en ebullición. Al mismo tiempo, cuando completamos una gesta deportiva o nos esforzamos y conseguimos un buen registro personal nos sentimos mejor con nosotros mismos y aumenta nuestra autoestima.

Hacerte responsable de tu propia integración e información. Hay que ser consciente de que la gente que está en una oficina no está todo el tiempo pensando en qué haces tú, qué necesitas o cómo estás. Has de ser activo comunicando tus necesidades, iniciando tú los contactos con la gente con la que necesites interactuar y ser explícito y claro sobre cómo te va y qué tal estás de ánimos. Si nadie sabe que te está costando encontrar información sobre un antiguo proyecto en la intranet, nadie te va a decir dónde está. Si necesitas ayuda o no llegas a todas tus tareas, tienes que comentarlo también. En una oficina en la que el presente y lo presente rodea a la gente, una vez que digas que vas a hacer algo puede que se olviden de ti hasta que vuelvas con ese algo terminado. El que calla otorga y mucho más si no te tienen delante de las narices. Si no dices que te va mal, no lo van a adivinar.

Buscar contactos uno a uno en la empresa. Siempre que no sea una obstrucción o aumente claramente la ineficiencia, yo procuro establecer contactos directos con personas cuando necesito algo. A veces poner un mensaje en una lista de correo buscando ayuda puede hacerte sentir como un naufrago que envía un mensaje en una botella, cuando en realidad en la oficina están pegándose por ver quién te echa un cable. Si en cambio buscas a una persona en concreto que crees que puede ayudarte, la respuesta es más personal e inmediata. Hay que tener la precaución de no ser demasiado pesado y no interrumpir continuamente, pero hay que hablar con la gente.

Mejor voz que chat, mejor chat que correo. Me gusta el correo porque es asíncrono y no requiere inmediatez. Te permite planificar cuándo vas a contestarlo y te permite explicarte con tranquilidad, consultar la web para responder y además queda constancia para futuras referencias. Pero si estás obcecado con algo, confuso o necesitas respuesta rápida, está claro que necesitas chat. Por otro lado, en cuanto detecto que una conversación de chat puede volverse larga y farragosa, sugiero una llamada por Skype o teléfono. El nivel de interrupción y exclusividad de atención requerido por el medio crece en esa dirección correo->chat->voz, pero a veces necesitas la atención de tu interlocutor en esos términos también, para poder hacer tu trabajo mejor y más rápido.

Salir a comer, reunirse, buscar trabajar desde otro lugares. Hay cosas que también son trabajo y no tienen por qué ocurrir (o no pueden ocurrir) en tu casa. Si hay que hablar con un socio, puedes ofrecerte a pasar por su oficina. Si hay que tener una reunión con un compañero, puedes quedar para comer con él y hablar durante el café. Son oportunidades de trabajar y cumplir, al mismo tiempo que te da el aire y cambias de rutina. Si estas oportunidades no surgen, se pueden crear buscando un lugar donde trabajar en el que haya más gente para que puedas sentirte parte de una especie y para salir un poco a oxigenarte. En estos momentos estoy intentando encontrar lugares para teletrabajar tranquilamente en mis alrededores. La biblioteca de Villaviciosa de Odón, no me sirve porque inexplicablemente solo te dejan utilizar la wifi durante una hora al día o_O! y todavía no tengo controlados cafés cercanos con wifi, pero cuando quiero trabajar en otro ambiente voy a la Universidad Rey Juan Carlos, donde conservo grandes amigos y siempre hay una mesa libre para mi en el grupo GSyC/LibreSoft.

El consejo más importante: no cebarse. Saber cerrar y desconectar. Si te empiezan a arder las pestañas de mirar la pantalla, si te sientes mal, deprimido o triste, lo mejor es salir corriendo y saltar a la piscina. Recordar que eres un privilegiado y celebrar tu suerte con tus amigos 🙂

 

 

Algunos artículos interesantes al respecto de todo esto:

http://www.ezau.com/latest/articles/0146.shtml

http://oneorganizedlife.wordpress.com/2008/08/20/work-at-home-productivity/

http://zenhabits.net/top-30-tips-for-staying-productive-and-sane-while-working-from-home/

http://www.homeofficewarrior.com/tips-for-working-at-home/top-tips-for-working-at-home/

http://www.careerealism.com/14-tips-working-home/

http://www.lifehack.org/articles/lifehack/six-effective-tips-to-work-from-home.html

Motos Opinion Varios

IMTBike: Inteligencia y confianza

Como muchos de vosotros sabéis, otros sospecháis y algunos descubrís ahora, no tengo intención de volver a trabajar en “lo mío” de momento. Si tengo suerte, en una temporada larga… ¿quién sabe?

Después de dejar mi trabajo en GSyC/LibreSoft en fin de año, estuve terminando de preparar mi primer viaje en moto por Sudamérica, que habéis podido seguir a través de OnTheRoad.to, twitter, Facebook y Youtube.

En realidad el viaje nunca fue solo un periodo de vacaciones. Lo que empezó en 2008 como una inocentada a la lista de correo de mi anterior trabajo, cuando les dije que dejaba la universidad para hacerme monitor de viajes en moto, había seguido fraguándose en el subconsciente acrecentando el deseo y la determinación. Mi último viaje en moto por Argentina, Chile y Perú, no ha sido solo una estupenda experiencia vital. Ha estado también pensado de algún modo para aprender sobre motos, viajes en moto y sobre el negocio de los tours organizados y la figura del guía.

Desde antes del viaje y durante el mismo, he mantenido contacto con varias empresas de tours en moto, tanto en Sudamérica como en Europa. Pero sobre todo, me interesé por Iberian Moto Tours. Enseguida me pareció que tenía mejor pinta que el resto y ahora puedo decir con conocimiento de causa que probablemente sea de las mejores del mundo en alquiler de motos y tours organizados. Siete puntos de recogida y entrega en España, más de 15 tours organizados, infinidad de servicios complementarios para sus clientes, más de 100 motos BMW nuevas e impecables y sobre todo un buen puñado de profesionales entregados y entusiastas.

Esta misma semana, he comenzado un periodo de colaboraciones con ellos con el objeto de ir probando la posibilidad de unirme a la empresa de algún modo así que estoy ocupado, motivado y contento 😀

Apenas llevo dos días colaborando con ellos y ya he aprendido una burrada sobre motos y sobre el negocio ¡y lo que me queda! Por eso no quiero hablar demasiado de ello. Porque sé que me falta mucho por ver. Pero de momento no puedo más que decir que es un comienzo prometedor. Por mi parte, espero estar a la altura. Mención especial para la gente, que tanto en la oficina como en el taller, tienen paciencia infinita con “el nuevo” y me tratan de maravilla.

Pero mi ojo de gestor no está dormido todavía y a través de él me han llamado poderosamente la atención un par de detalles sobre cómo se maneja la empresa por dentro (al menos la parte que voy viendo) y de esta observación se deriva el título de este artículo: ‘IMTBike, inteligencia y confianza’.

Hace tiempo que reflexiono sobre la relación entre inteligencia y confianza y creo que de algún modo, las organizaciones y personas más inteligentes, confían más en los demás.

Algunas empresas perpetúan procesos estúpidos a los que someten a sus empleados por culpa de la falta de confianza. Por ejemplo: esa empresa TIC que no deja a sus empleados (ingenieros de teleco e informática) instalar software en sus portátiles porque no se fía de ellos y les obliga a lidiar con versiones equivocadas, programas equivocados o incluso sistemas operativos equivocados. Los hace menos productivos, los desmotiva y les toca la moral ¡A sus propios empleados!

Hoy he visto una prueba bestial de la confianza que pone IMTBikes en sus empleados (aunque solo sean potenciales). Hoy me han encargado terminar de hacerle el rodaje a una BMW R1200GS nueva. A mi que apenas llevo dos días pasando por allí, que no saben nada de mi, que ni siquiera me han visto montar… me han dado las llaves de una moto de 13000 18000 € y me han dicho -llévatela a dar una vuelta a la sierra.

Por si esto fuera poco, he llamado cuando veía que se me hacía tarde y no me daba tiempo de hacer todos los kilómetros necesarios antes de volver a la nave y dejar la moto y la respuesta al otro lado del teléfono me ha parecido sensatísima -¿Tienes garaje? Pues cero problemas, llévatela a casa y ya la traes mañana.

El episodio me ha sorprendido gratamente y en mi opinión, demuestra una apertura de miras y una predisposición a la confianza que no suele verse en empresas grandes y supuestamente prósperas.

Quiero que quede claro que no pienso que yo inspire una confianza especial por la que hayan decidido dejar que me lleve la moto solo. Estoy convencido de que cualquiera de los empleados de IMTBike que he conocido por el momento, tenía crédito para hacer algo así desde el primer día. Lo que creo que es especial es que la empresa se comporte así y me alegra comprobarlo.

No en vano me comentaba Scott Moreno (Managing Director de IMTBike) en una de nuestras charlas, que estaba convencido de que el mayor de los activos de la empresa, que incluye una imagen corporativa creada tras 13 años de éxito, una inversión de más de 100 motos de altísima gama y una cartera potente de clientes fijos y repetidores, no era nada de esto, sino la gente que trabaja en ella.

Cuando se invierte en gente y se le da confianza, se recogen beneficios en forma de compromiso y motivación.

Edit: Con todos los extras que llevan las motos de http://IMTBike.com el precio de una R1200GS no son 13000 € ni mucho menos. Son 18000 €.