Tag Archives: experiencias

Humor Motos Varios

Desventuras de un novato

Hace ya tiempo que tengo olvidado mi weblog. No es esa mi intención y además puede que haya llegado el momento de hacerlo más personal de lo que está siendo hasta ahora ;-).

Bueno, eso último ya lo iremos viendo. Por lo pronto, no pienso poner algo nuevo en este post. En su lugar voy a reutilizar parte de un texto que he posteado en el foro del Club Venox y que a juzgar por las respuestas parece que ha gustado bastante. Si alguien quiere leer el post entero, tendrá que darse de alta en el foro del club.

Bueno, ahí va el cacho de trozo de post en cuestión:

———————————————————————————-

Por último y para que no me quede esto demasiado largo (tengo más, pero lo dejaré para otros posts 😉 ahí van las mini-anecdotas de novato que ya he pasado:

Me paro en un semáforo al lado de una furgoneta llena de niños. Un niño me ve y le gusta la moto. Avisa a otros dos niños y se asoman los tres boquiabiertos a mirar la moto. Yo en ese momento no quepo en mi y la sonrisa me sale tan fuerte que noto como se me ajusta el casco más y más al mentón. Se abre el semáforo, me dispongo a abrir las puertas del infierno, meto primera… y yasssta. Se me cala porque hay un poco de rampa y ahí me quedo mientras los niños me dicen

adiós con la mano.

La primera vez que llevo la moto a Madrid. Muy contento porque he quedado con alguien en Moncloa y aparco exactamente ahí!! Aunque me bajo algo mosqueado porque “la moto se me ha parado sola”. -Menos mal que ha sido cuando ya había llegado- pensé. Pasé mal rato esa tarde mientras pensaba que la moto podría tener algún problema. Terminó mi cita y me dispuse a arrancar la moto de nuevo. Mis peores temores se hicieron realidad. La moto no arrancaba. Pero es que no hacía ni el más mínimo amago. Pensé -ya está, ya me he cargado la moto- y empecé a ponerme muy nervioso. Antes de que me diera por llamar a la asistencia en carretera, me dí cuenta de que el interruptor de apagado de emergencia estaba en OFF. No se si yo mismo lo había puesto así, o si lo había hecho

alguien en mi ausencia o si se pone así automáticamente cuando se para porque bajas la pata de cabra con una marcha metida, que por supuesto era lo que hizo que al llegar se “parara sola”. Me alegré bastante porque a la moto no le pasaba nada y porque nadie vio cómo hacía el ridículo rascándome la cabeza hasta que me dí cuenta.

Otra que me pasa a menudo es la de arrancar la moto, ir dejando que caliente mientras te pones los guantes, el casco… te subes. Enciendes la luz, quitas la pata de cabra… intentas mover el manillar y… no puedes. Lo habías bloqueado por supuesto. Así que tengo que apagar, desbloquearlo y volver a arrancar y si hay gente, que parezca que lo haces “porque quieres y no porque

eres tonto”. De esta ya van varias.

Otras minucias durante los primeros días como arrastrar los pies intentando parar la moto en lugar de frenar en condiciones, tener que poner un pie en una rotonda para no irme al suelo… esas cosillas que ya voy cogiendo. Entre las que aun no he tenido el placer de protagonizar están la de dejarse la pinza anti-robo puesta y echar a andar con ella, pero tengo un gran potencial y no

descarto caer en esta otra algún día.

Bueno, tengo miles de cosas que me gustaría compartir pero las voy a ir dosificando para no abrumaros. Espero que no os resulte pesado este post, porque yo me lo he pasado bien escribiéndolo. A ver si cojo un poco más de soltura con la bicha (que por cierto se llama Victoria) y me apunto a alguna salida que haga alguien de mi zona.

Venga, un saludo y a ver si alguien me cuenta lo del cambio de marcha. 😉

———————————————————————————-

Bien, eso es todo. Se que no es grán cosa, pero paciencia…