Tag Archives: musica

Varios

Me gusta Audioscrobbler

Audioscrobbler construye un perfil de tus gustos musicales usando un plugin para tu reproductor multimedia (Winamp, iTunes, XMMS, Amarok etc…). Los plugins envían el nombre de cada canción que escuchas al servidor de Audioscrobbler, que actualiza tu perfil musical con la nueva canción. Todo aquel que use un plugin tiene su propia página en www.audioscrobbler.com que muestra estadísticas sobre lo que escucha. El sistema automáticamente compara tus gustos con los de otra gente que escucha canciones similares, y genera recomendaciones personalizadas”

A mi me ha gustado. Yo ya tengo mi perfil.

Opinion Varios

Qué estás escuchando?

Bueno, siguiendo con aquello que os dije de hacer mi weblog más personal, ha llegado el momento de tocar uno de mis temas banales favoritos, que curiosamente aun no había tratado desde que comencé con esto. Me refiero a la música.

Escucho mucha música, pero reconozco que me cuesta abrirme y vuelvo una y otra vez sobre los mismos grupos y discos que han marcado mi vida. Escucho básicamente Rock, Metal y cualquier variación de estos dos géneros. Tengo especial manía a todo aquello que no se hace un hueco a base de curro y calidad y tengo una barrera psicológica que no me deja pasar de 1995. Lo he intentado, pero no puedo. De hecho, creo que de los grupos que han surgido en los últimos diez años se pueden contar con una sola mano los que me han llamado la atención.

Se puede decir que me inicié por la puerta grande. El primer disco que conseguí “a posta” fue “Blood Sugar Sex Magik” de los Red Hot Chili Peppers. Digo por la puerta grande porque este es sin duda uno de los discos más influyentes de los últimos 20 años. Quien diga que los Red Hot han hecho algo mejor en toda su carrera debería tratarse. Los Red Hot son muuuuuy buenos. Pero jamás superarán este disco hagan lo que hagan. Hasta llegar a “Blood Sugar Sex Magic” hicieron todo tipo de basura y toda clase de intentos locos por llamar la atención. Pero lo que realmente les lanzó no fue saltar al escenario mil veces con un calcetín como único atuendo. Ellos inventaron el Funk Metal justo cuando Jane’s Addiction le estaba cogiendo el tranquillo. Lastima por los chicos de Perry Farrell que por cierto, le echaron un par al debutar con un álbum en directo basado en un Dave Navarro super-pentatónico y uno de los cantantes con más estilo del Rock. Ese álbum tiene canciones que todavía me ponen la piel de gallina, como “Sympathy”.

El mismo año que apareció “Blood Sugar Sex Magik” (1991 yo tenía 12 años, joder cómo pasa el tiempo!!) también salieron “Nevermind” de Nirvana y “Metallica” (Black Album) de Metallica. Y por supuesto que me los mamé una y otra vez.

El caso de Nirvana es distinto. No se porqué, pero con el tiempo dejaron de

interesarme. “Nevermind” es muy bueno, pero yo no le vi a Nirvana más gracia que la que tenía su música. Y para que engañarnos, en los últimos años Nirvana ya no era música. O mejor, para que engañarnos más todavía, su música no era música tampoco. Dave Groll tiene ahora con Foo Fighters un grupo que sencillamente le da mil vueltas a Nirvana. La cosa es suicidarse o no. Por cierto, Dave Groll hace una parodia desternillante de “With Arms Wide Open” de Creed. Buscad por la red, buscad.

El álbum negro de Metallica es otra historia. Es posible que hayan hecho cosas mejores (Master of Puppets, por ejemplo), pero el punto de inflexión que marca el comienzo del fin de los putos amos del Trash Metal ha servido como catalizador de nuevos giros en el genero. Y es que son muchos niños aprendiendo a hacer palm mute durante diez años, que ahora están en edad de merecer. Después de esto, que Metallica se echó a perder completamente lo sabe todo el mundo. Pero hay que reconocer que este álbum tiene canciones inmortales. La que todos conocen “Nothing Else Matters” o “Enter Sandman” diosss es que ese rift es imparable. Por cierto, si algún día me veo envuelto en una batalla a muerte contra un ejercito de orcos subido en un brioso corcel negro, esgrimiendo una enorme hacha de guerra y llevando un yelmo ornamentado con la dentadura de un animal imaginario del averno del que prendiera por detrás una pesada y rugosa capa gris que se extendiera por encima de la grupa de mi montura … (que nunca se sabe), probablemente iría tarareando “Through The Never” y asestaría mis más mortales golpes justo cuando James Hetfield dice:

all that is, ever … y golpe

ever was … hachazo!

will be ever … salpica la sangre!

twisting … hachazo!

turning … hachazo mortal!!

through the … diosss muere maldito!!!

never … sangre de orco me salpica la cara!!!!

Siguiendo con los grupos y discos que han marcado mi vida y sin ningún orden particular, no puedo dejar de mencionar a Tool. Con tres discos y un EP, Tool se han convertido en lo más grande que le ha pasado a la música desde que Black Sabbath lanzara su disco homónimo en 1970. Los Ángeles ha dado un estupendo fruto de nuevo.

El problema con Tool es siempre el mismo: “…tio, no están mal, pero son muy rayantes…”. Si va a ser que si. Seguramente el hecho de unir cuatro componentes que por si solos podrían ser las estrellas de sus propios grupos paralelos (A Perfect Circle) y dejar que maduren sus discos durante años mientras dan rienda suelta a otras actividades como el cine, la escultura y la pintura tenga algo que ver con que su música no entre a la primera. Tool no es para que lo escuche cualquiera. Al que le pique que se rasque, y otros dirán que he caido en el truco de marketing o que soy gilipollas. Pero hasta que no escuches “Aenima” y “Lateralus” a todo trapo y sin prestar atención a otra cosa que no sean los rifts de bajo de Justin Cancellor, la guitarra marciana de Adam Jones, la batería que se mantiene al margen de las leyes de la naturaleza gracias al puto pulpo Danny Carey o la voz del vendedor Maynard James Keenan, no sabrás lo que es sentir lo mejor, más fresco, potente, innovador, personal, distinto, maduro y perfecto que ha aparecido en el panorama musical de los últimos años. Si estás pensando que ya has escuchado a System of a Down, no sabes lo que dices!! A mi me encantan System of a Down. Pero canciones como “Eulogy” con sus 8 minutos y 28 segundos de contratiempos, cambios de ritmos y requiebros de voz hace que “Spiders” parezca escrita por un niño. Si necesitas una referencia a la altura de Tool esos son King Crimson y sus guitarras grabadas del revés, pero ni mucho menos

System of a Down como he oído por ahí alguna vez.

Mención aparte para la voz MJK. Tuve la oportunidad de paladear una actuación de Tool en directo y lo primero que pensé fue: “es imposible que el cantante lo haga así en directo”. Que no?? Joder, ese hijo de puta no perdió ni una sola sílaba por respirar y no olvido ni uno solo de sus requiebros en los que parece que se va a echar a llorar de un momento a otro para luego sacar la mano de entre el cesped de delante de la lápida y tirar de todo su cuerpo saliendo de su tumba para ir a por ti y hacer que se te caigan las pelotas por haber dudado. O para venderte tu casa de nuevo. Porque ese tío con esa voz es capaz de convencerte de que el mundo se va a acabar y que además molaría verlo y aceptar la muerte. Como en “Aenema” la canción, (no confundir con “Aenima”, el disco) que dan ganas de que llegue ya el meteorito. En aquél concierto sentí como se hacía un silencio y la masa de gente no se movía esperando el solo de batería de “Forty Six & 2” y vi como Danny Carey se tenía que erguir en su 1’95 centímetros para poder alcanzar todos los elementos de la batería que sonarían en aquel solo. Unos ases.

También he tenido una fase en la que he vivido convencido de que la mejor música ya está hecha y no merece la pena escuchar nada nuevo hasta que no tengas los 60, los 70 y tal vez los 80 dominados. De este trecho qué puedo decir?. Pues por ejemplo que Ronnie James Dio lo hizo tan bien en todos sus grupos (Elf, Black Sabbath, Witesnake, Rainbow) que ahora ya cascado le cuesta superarse con su propia banda (Dio sin más). Si no has escuchado “Holly Diver” nunca jamás sabrás lo que es el Heavy Metal y tus lágrimas será de cocodrilo hasta que la voz del abuelo y la guitarra melosa y aterciopelada de Richie Blackmore te hayan hecho llorar sangre con “Catch the Rainbow” desde lo mejorcito de Rainbow. Si quieres saber qué más puede hacer Dio por ti, escucha “Gates of Babylon” también de su etapa con Rainbow o “Heaven and Hell” de cuando cantaba en Black Sabbath. Y si quieres saber qué puede hacer Rainbow sin Dio escucha “I Surrender” cuando cantaba Joe Lynn Turner. Si no saltas como un loco según empieza esa canción es que no vales ni tu peso en mierda. Por cierto, que la letra se sale y me recuerda a algo.

Bueno, voy a ir terminado que hoy me he emocionado. Al final no me ha salido el post como quería y encima me he dejado muchas cosas en el tintero: Sepultura, Pantera, Ennio Morricone, Faith no More, Doom Metal, Dream Theater (por cierto el que tenga mi “Metropolis part II: Scenes from a Memorie” que se entregue), Jethro Tull, Spirit Caravan, Kyuss …

Creo que debería hacer una especie de sección quincenal con esto.

Yo haciendo el canelo y el Iván ligándo en internet.